​¿Son rentables los vuelos que Gonzalo envió a China a buscar insumos?

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Danilo Paulino P

Hace unos días, el candidato a la presidencia por el Partido de la Liberación Dominicana, Gonzalo Castillo, anunció que enviaría tres aviones de su empresa, Helidosa Aviation Group, hacia China, los cuales buscarán insumos para seguir la batalla en contra de la expansión del coronavirus en la República Dominicana.

Esta acción se podría ver como positiva sino planteara varias preguntas en conocedores del mundo de la aviación acerca de lo que se pretende con la misma. Así, es preciso plantearse: ¿Son estos vuelos verdaderamente rentables para la búsqueda de materiales necesarios para la lucha contra la proliferación del COVID-19 en el país?

El tipo de aeronaves que se utilizan para la búsqueda de los insumos son los conocidos Gulfstream IV, con capacidad para unos doce a diecinueve pasajeros, lo cual varios expertos aeronáuticos consultados (que solicitaron mantenerse en el anonimato) admiten que podría cargar unas 5 mil libras, por lo que, entre los tres aviones sumarían unas 15 mil libras de productos que traerían al país en unas 45 horas de vuelo ida y vuelta.

Para cualquiera que no tenga experticia en aviación, se podrá entender que esta es una cuantiosa valía en materiales que, no se puede negar, son necesarios en el momento que se vive. Sin embargo, para los conocedores de esta área con quienes se obtuvo asesoramiento sobre este tema, una cosa está clara: Económicamente esto es un fiasco.

Cuando se analiza el costo de cada uno de los vuelos, se puede ver el por qué. De acuerdo a una cotización que llegó a este medio desde una aerolínea que utiliza las mismas aeronaves, un viaje desde Republica Dominicana hacia el país asiático ronda en unos 244 mil dólares. Si lo multiplicamos por 3, son poco más de 733 mil dólares.

En ese caso, si se compara con un avión de mayor capacidad de carga, pues los números no parecen factibles. Un Boeing 777 en servicio chárter, podría transportar unas 224 mil libras haciendo la misma ruta en unas treinta horas. Y la cotización del mismo está entre los 950,000.00 dólares. Por otro lado, un Boeing 747 tiene capacidad para 248 mil libras y en ese trayecto puede conseguirse el flete entre 1,9 a 2,6 millones de dólares. Eso sí, para estos servicios, dada la situación actual, se puede durar hasta dos semanas en espera hasta que existan disponibles.

En cualquiera de los casos anteriormente mencionados, sólo por la capacidad de carga, es mucho más asequible el alquilar una de esas aeronaves para traer insumos al país y, económicamente hablando, es también mucho más barato al hacer la comparación por la cantidad de materiales que en los mismos se podrían cargar y transportar, incluso en caso de que solo se pudiera comprometer una parte de la carga con otros países o servicios.

Si se pone en perspectiva, se podrá pensar que esto no tiene sentido ya que lo que se sabe (aunque esto no de primera mano) es que Castillo está asumiendo ese costo al ser sus propios aviones los enviados a China. Pero, ¿No sería más beneficioso si esa misma cantidad de dinero la hubiese donado para que el Gobierno en conjunto con otros empresarios, contrataran a un avión con mayor capacidad de carga para buscar más insumos que llegarían en una menor cantidad de tiempo?

La situación del coronavirus en el país no debe ser utilizada para que nadie saque provecho político de la misma. El mundo está pasando por una situación extraordinaria, en donde los actores que buscan lograr un escaño en el poder deben analizar las mejores soluciones para el problema sanitario existente y no envalentonarse por medio de sus empresas para quedar como el salvador de la nación con el objetivo de lograr votos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *