El Coronavirus y embarazo

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santo Domingo. – El coronavirus (COVID-19) es un virus que fue identificado por primera vez en la ciudad de Wuhan, China en diciembre del 2019 y desde ese momento se ha propagado con sorprendente rapidez a prácticamente todo el mundo, por lo que ha sido declarado una pandemia.

Los síntomas
El virus se transmite de persona a persona a través de las vías respiratorias y fómites (objeto carente de vida) y tiene un período de incubación de aproximadamente cinco días. Las manifestaciones clínicas van desde una simple gripe con fiebre, dolor de cabeza, tos, dolor muscular y diarrea, hasta un cuadro de insuficiencia respiratoria aguda que puede llevar a la muerte.

Manifestaciones clínicas
Existen dos reportes de embarazos con COVID-19. Uno de ellos con 18 mujeres infectadas en el tercer trimestre y uno más pequeño de nueve mujeres. En ambos, las manifestaciones clínicas fueron similares a la población en general y no hubo muertes en ninguno de los dos estudios, por lo que no existe evidencia de que el embarazo aumente la morbimortalidad o de que el embarazo haga a las personas más susceptibles de contraer la infección. Tampoco hay datos que sugieran aumento en el riesgo de aborto o perdida del embarazo ni evidencia de transmisión vertical madre a hijo intraútero, por lo que es poco probable que produzca malformaciones en el bebé.

Aun sin conocer
Se necesita tener una vigilancia estrecha en las condiciones generales del bebé y su frecuencia cardíaca como indicadores del deterioro respiratorio de la madre. Se desconoce si el nacimiento mejoraría la condición crítica de la madre, por lo tanto, se debe considerar solo cuando la edad gestacional del bebé lo permita.

Reducir riesgo
No existe ningún medicamento antiviral para tratar la infección ni tampoco una vacuna, por lo que solo se dan medidas generales de soporte y considerar terapia con oxígeno o ventilación mecánica asistida si hay evidencia de fallo respiratorio. Para reducir el riesgo de infección se requiere lavar las manos con frecuencia, cubrir nariz y boca al toser o estornudar y evitar contacto con personas con síntomas de gripe.

En cifras
Actualmente la mortalidad es de un 3.4%, aunque se espera que aumente en la medida en que mayor cantidad de personas adquieran la infección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *