El día que mataron al dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Héctor Tineo

La noche del 30 de mayo de 1961, un grupo de civiles y militares, incluidos antiguos colaboradores del régimen, asesinaron al dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, en un ataque registrado en la carretera que conduce a San Cristóbal, hoy autopista 30 de Mayo.

Muchos dominicanos se enteraron del acontecimiento la misma noche del 30 de mayo, pero la mayoría del país conoció la información cuando habló a la Nación el presidente interino, Joaquín Balaguer.

En el ataque que terminó con la vida del dictador Trujillo, participaron Antonio De la Maza, Juan Tomás Díaz, Antonio Imbert Barrera, Modesto Díaz, Pedro Livio Cedeño, Salvador Estrella Sahdalá, Roberto Pastoriza, Huáscar Tejeda, y el teniente Amado García, que pertenecía a la Guardia Presidencial.

¿En el plan contra Trujillo, también participaron Luis AmiamaTió y Luis Manuel? Tunti- Cáceres, pero la noche del atentado no estuvieron presentes porque cumplían otras actividades.

El dictador Trujillo murió en el lugar donde hoy está el monumento a los Héroes del 30 de mayo, en la autopista del mismo nombre, en la zona sur de la Capital.

Los conjurados levantaron el cadáver y lo llevaron a la residencia de Juan Tomás Díaz, en la calle César Nicolás Penson, en el sector Gazcue de la ciudad de Santo Domingo, donde en la madrugada del 31 de mayo agentes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), encontraron el cadáver.

Zacarías de la Cruz, chofer de Trujillo, sufrió múltiples heridas de bala, pero sobrevivió.

Volante puesto a circular para desatar persecución contra los participantes en la gesta del 30 de mayo de 1961. En el país se recrudeció la represión.

Del grupo que mató al dictador sufrieron heridas Pedro Livio Cedeño, Amado García Guerrero y Antonio Imbert Barrera, pero el único que requirió asistencia especializada fue Pedro Livio Cedeño, el primer preso de los con jurados.

Antonio Imbert Barrera y Luis AmiamaTió lograron permanecer ocultos hasta que terminó la persecución en su contra, pero los demás fueron muertos por agentes de la dictadura y el hijo del dictador, el general Rafael Leónidas -Ramfi- Trujillo Martínez.

La dictadura de Trujillo (1930-1961) se prolongó por más de 30 años.

El historiador Frank Moya Pons, al tratar el acontecimiento destaca que el asesinato del Dictador ocurrió cuando ya el régimen se desmoronaba a consecuencia de las sanciones económicas impuestas por la Organización de Estados Americanos (OEA) en el año 1960, «y mientras la oposición popular crecía por los ataques que Trujillo había lanzado durante los últimos meses contra la Iglesia Católica, porque se negó a otorgarle el título de «Benefactor de la Iglesia», que el Tirano deseaba agregar a sus títulos de «Generalísimo», «Benefactor de la Patria» y «Padre de la Patria Nueva».

Documentos del Gobierno de Estados Unidos, publicado por el periodista Víctor Grimaldi, en su obra «La Muerte del Jefe», confirman que la Agencia Central de Inteligencia (CIA), sabía de los planes contra Trujillo.

Precisan que el Gobierno de Estados Unidos deseaba el fin de Trujillo porque temía aquí surgiera un régimen similar al que comenzó con el triunfo de la Revolución Cubana, encabezada por Fidel Castro.

El régimen dictatorial se inició el 16 de mayo de 1930, cuando en un proceso electoral viciado, el general retirado Rafael Leónidas Trujillo Molina, fue electo presidente de la República.

Durante el mes de abril y los primeros días de mayo de 1930, miembros del Ejército Nacional participaron en actos de represión contra los adversarios de Rafael Leónidas Trujillo.

Ante la situación de represión, La Alianza Nacional Progresista, que llevaba como candidato a la Presidencia a Federíco Velásquez y a vicepresidente al …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *