El público no convence

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Orlando Gil

Los partidos deciden sus propios plazos de campaña, casi todo el tiempo, y la Junta Central Electoral se cuida mucho de reprimirlos, y muy liberal, los deja hacer a su antojo y capricho.

Ahora la cancha está abierta en razón de que en febrero habrá elecciones municipales. Eso explica las proclamaciones de alcaldes, aunque se aprovecha la oportunidad y se cuelan candidatos de niveles superiores. Senadores, diputados, pero sobre todo presidentes.

Sin duda un truco, pero como  el organismo rector no llama a capítulo y obliga al discernimiento, se aplica la política de caña para el ingenio. Campaña total y no solo municipal.

La oposición se resiente con la participación del presidente de la República Danilo Medina, pero no del candidato oficial Gonzalo Castillo. Si fuera por política, ni uno ni otro. El primero fuera de torneo y el segundo de temporada.

Sin embargo, el alegato es legal, y los textos no son muy claros, o se sujetan a interpretación. El PRM protestó, pero el PLD salió en defensa. La JCE tendrá la última palabra.

La cuestión es importante, y el reclamo de la oposición da la medida. El jefe de Estado en la calle es un arma de destrucción masiva, ya que si no lo fuera, se despacharía por partida triple.

Atacaría al mandatario, al candidato presidencial y al aspirante local. No obstante la apertura de campaña, los partidos y los nominados no demuestran toda su fuerza. Los actos de la oposición se realizan bajo techo y los del gobierno, aunque a la intemperie, en localidades estrechas. La idea es que se vea más gente de la real. Las congregaciones de grandes masas, de mítines extraordinarios, brillan por su ausencia. Tal vez sea calentamiento, pero hasta ahora lo conocido deja que desear.

Habrá que ver qué ocurrirá los sábados 7 y 14 de diciembre en Santiago y la Capital, donde el PLD realizará dos marchas “como las de antes”. Ambas serán actividades de campaña, de proclamación de candidaturas, pero también de posicionamiento después del desprendimiento de Leonel Fernández y sus parciales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *