NacionalUltimas Noticias

Ingeniero Antón Casanovas Nolasco habla y “negocia” con el MP para dar a conocer las actividades ilegales del exprocurador Jean Alain Rodríguez

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santo Domingo. – Las empresas constructoras que obtuvieron la licitación para la construcción de la cárcel Las Parras o Nueva Victoria tuvieron que pagar 20% de la contratación como soborno o extorsión al ex procurador Jean Alain Rodríguez.

 

Esta revelación forma parte del interrogatorio practicado por el Ministerio Público al ingeniero Antón Casanovas Nolasco. Quien además revela que fue contratado para reclutar las empresas que debían participar en la referida licitación.

 

Asimismo, Casanovas Nolasco reveló que también había remodelado una villa en Casa de Campo, La Romana, propiedad de Jean Alain Rodríguez.

 

En ese orden, Antón Casanovas Nolasco es ingeniero civil de profesión. En el interrogatorio asegura que conoce a Jean Alain Rodríguez desde la infancia. Estudió con él en el Colegio Loyola.

 

Soborno o extorsión en el expediente Operación Medusa

 

El interrogatorio practicado por el Ministerio Público a Casanovas Nolasco introduce nuevos elementos a la acusación contra del ex procurador Jean Alain Rodríguez. Una de esa figura es el soborno o extorsión.

 

Casanovas Nolasco declaró que su entrada al Plan de Humanización fue a través de Rafael Canó, quien era el encargado del despacho del procurador. Y quien también está implicado en la Operación Medusa. El ingeniero relata que en ese momento no tenía mucho contacto con Jean Alain, y que Canó fue quien le dijo que se estaba iniciando un proceso de licitación. Por lo que le pidió que se reunieran ya que necesitaban constructoras confiables y con un perfil específico.

 

En el interrogatorio, Casanovas Nolasco indica que no participó de la licitación para construcción de las cárceles por su amistad con Jean Alain. Y que además no era suplidor del Estado.

 

Pero, que a petición de Canó, empezó a buscar empresarios que conocía que tenían experiencias y habrían construido y cumplido para el Estado.

 

Las empresas reclutadas por el interrogado fueron Consorcio Remix Rotilla, Marizan Ingeniería y Constructora Pablo Yarull. De las cuales establece que con algunas había tenido sociedades. Y explica que con el consorcio Remix hizo negocio con la presidenta de esta compañía, Rafaella Delfina, con quien tuvo una inmobiliaria que se llamaba Delfina – Casanovas.

 

Casanovas asegura que las empresas se interesaron en participar en las licitaciones. Y que él en reunión con Rafael Canó le presentó los perfiles de las empresas. Y este le dijo que sí. Todo esto antes de que iniciara la licitación.

 

En el marco de esa gestión, Casanovas Nolasco indica que Canó le dijo que las empresas participantes tendrían que pagar un peaje cuando ganaran, que serían de un 20% del monto del contrato, el cual podía variar.

 

Empresas ganadoras de la licitación, con compromiso de pago 20% por extorción

 

Luego de eso se inició el proceso de licitación con las contratitas que estaban alineados que eran Consorcio Remix Rotilla, Marrizan Ingeniería, y la Constructora Pablo Yarull. Narra el interrogado que luego de eso Canó le dijo que las reuniones con los contratistas las coordinara con Jonathan Rodríguez, el ex financiero de la PGR. Por lo que luego, Rodríguez lo llamó para que se juntaran y definieran el tema de los contratos, y por cuanto sería el monto.

 

En el interrogatorio, Casanovas Nolasco establece que el exdirector financiero de la Procuraduría, hoy implicado en la Operación Medusa, fue quien decidió que lote se le adjudicaría a cada una de las constructoras. Y hubo una discusión de quienes eran los lotes y que en esa conversación se hablaba de los lotes que estaban comprometidos, como el de movimiento de tierra.

 

De acuerdo con datos de la PGR, la empresa que resultó adjudicada para el movimiento de tierra de La Nueva Victoria, fue Strukturat LTD, el ingeniero señala que todas esas negociaciones se dieron antes de la licitación.

 

Casanovas Nolasco dice que después de eso se dio la primera reunión, y que los contratistas fueron a su casa acompañados de Rafael Mercedes Martes, quien era el encargado del departamento de Contabilidad de la procuraduría. En esa conversación se habló de que se debía entrega al menos el 20% del monto total de la obra. Y que la persona encargada de recibir el dinero sería Jonathan Rodríguez, o la persona que él designara, que en su caso era Rafael Mercedes.

 

En el documento, el ingeniero agrega que esa reunión se realizó en su casa por petición de Jonathan Rodríguez, por un tema de privacidad, y que a la reunión fue el ingeniero Marizan, propietario de Marizan Ingeniería Construcción y Bienes Raíces. También fue Pablo Yarull, propietario de Constructora Pablo Yarull, y un representante de Consorcio Remix – Rotilla. Fue en ese encuentro que Rodríguez explicó que si eran adjudicados tendrían que pagar el porcentaje de la extorsión que era un 20%. Y que ese porcentaje se debía dar con el primer pago.

 

Narró que esta petición no se pudo materializar, pero con su intermediación logró que la suma de cada contratista fuera negociada por cada una de las empresas de manera diferente, siempre con Jonathan Rodríguez. Indica que la entrega del soborno o extorción se realizó en diferentes lugares, incluyendo su oficina. Y los pagos siempre se hacían en efectivo a Rafael Mercedes.

 

En el interrogatorio, Casanovas Nolasco asegura que los pagos de las cubicaciones estaban amarrados a la entrega del dinero, ya que si no pagaba lo que ellos exigían de la extorsión la obra se paraba porque no había flujo de caja. La encargada de firmar esas cubicaciones era Jenny Marte, ex encargada de construcción del Proyecto del Plan de Humanización del Sistema Penitenciario. Esta última, imputada en la Operación Medusa.

 

El interrogado también atribuye a Marte haber hecho la revisión de los documentos de licitación antes de que se depositaran los documentos. Por lo que este asegura que la imputada sabía lo que estaba pasando.

 

El ingeniero le cuenta al Ministerio Público que recuerda que una vez hubo un paro de flujo, y que cuando llegaron los 94 millones de Odebrecht hubo una inyección por parte del Estado y dinero volvió a fluir. En ese momento los contratistas empezaron a decir que estaban en perdidas, y que a Pablo Yarull no le recibieron la obra. Cuenta que se presentó una situación con los pagos y el dinero que había que entregar para los funcionarios de la Procuraduría, por lo que prácticamente los constructores no tuvieron ganancias.

 

En el documento, Antón Casanovas expresa que los presupuestos no fueron elaborados de acuerdo a la realidad de la obra, había incongruencias como partidas elevadas en la parte de la electricidad. Y partidas bajas para cuestión tan importante como el aspecto estructural. Este dice que hubo un momento en que Jean Alain Rodríguez lo llamó porque se dio cuenta que estaba abriendo las cárceles sin estar listas.

 

Casanovas Nolasco comenta que a él lo contactó la compañía Kabul, que era una empresa supervisora para contratarlo, ya que cuando estos prepararon el primer informe, a Jenny Marte no le gustó. Por lo que las empresas adjudicatarias contrataron a Casanovas para ayudarlos a realizar los informes de supervisión.

 

Declaró que Kabul era el supervisor de Mac Construcciones, compañía vinculada al actual ministro de la presidencia, Lisandro Macarulla, que tenía a su cargo el lote para la construcción de las oficinas administrativas de la Nueva Victoria.

 

En el interrogado asegura que él solo chequeaba que el informe estuviera presentable, pero no lo elaboraba. Y que por ese trabajo este devengaba un sueldo de 75 mil pesos mensualmente.

 

Casanovas Nolasco recibió pago de las constructoras por gestionar licitación

En su testimonio, Casanovas Nolasco les dijo a los magistrados que obtuvo beneficios por diligenciar las licitaciones. La constructora Marrizan ingeniería en total le dio 2 millón 445 mil pesos. Por otro lado, en dos pagos el Consorcio Remix Rotilla le dio casi 6 millones de pesos.

 

Además, la constructora Pablo Yarull y Asociados le pagó al menos 2 millones 500 mil pesos. Las facturas de esos pagos para la entrega del dinero no eran reales de contenido, ya que simularon préstamos para justificar el cobro de las comisiones. Esto también lo reveló en el interrogatorio.

 

Casanovas Nolasco cuenta que fue asalariado y les facturó a varias compañías que fueron contratadas para la supervisión de obras del Plan de Humanización. Como, Kabul que tenía el lote de MAC, empresa del ministro de la presidencia Lisandro Macarrulla.

 

Además, dijo que Marizan Ingeniería era supervisada por Ebusa Coviedo, que tenía muchos lotes. Casanovas asegura que todos los trabajos los facturó por Kabul, con quien hizo un acuerdo y quienes le dieron “un dinerito”. Por las dos compañías le dieron 1 millón de pesos, pero ese dinero no se entregó en la PGR. El propietario de Kabul, Erick Bueno lo llevó al proyecto con Yarull. Allí recibió un dinero en efectivo que le dio Pedro Pablo Santos, en la oficina de Pablo Yarull, de 700 mil pesos. Santos figura como accionista de Santos Padilla, SPA y fue la empresa que supervisó a Constructora Yarull.

 

Empresas Mac Construcciones y Struktural LTD

 

A pesar de que en el interrogatorio, Antón Casanova Nolasco menciona varias veces la constructora del Ministro de la Presidencia Lisandro Macarulla, Mac Construcciones, el Ministerio Público no le hizo ninguna pregunta directa sobre la misma.

 

Mac Construcciones, representada por Víctor Macarrulla, hijo del ministro de la Presidencia, tuvo a su cargo en La Nueva Victoria la construcción del lote de oficinas administrativas, y la empresa Struktural LTD, representada por Enrique Ernesto Bonetti, el movimiento de tierra.

 

En el interrogatorio, se evidencia que las contrataciones de Mac Construcciones y de Struktural LTD no se dieron por intermedio de Casanovas Nolasco, sino que como él indica, se habían realizado esas negociaciones previas a su gestión para que entraran las demás.

 

Pagos de grandes sumas de dinero en efectivo para remodelar villa

Casanovas Nolasco comenta que en Junio del 2020 inició los trabajos en una propiedad ubicada en Villa Chavón, Casa de Campo. De acuerdo con el testimonio estaba ocupada por el exprocurador Jean Alain Rodríguez desde hace mucho tiempo. Elemento que él decía desconocer hasta que, Alain Rodríguez le dijo que quería remodelarla.

 

Narró a las autoridades que la remodelación tenía un estimado de 200 mil dólares. Jean Alain le dijo que quería hacer eso lo más pronto posible, por lo que el ingeniero inició los trabajos.

 

Además, Casanovas Nolasco le informó al Ministerio Público que empezó hacer los trabajos de manera informal. Y que el primer pago se lo hizo Jonathan Joel Rodríguez Imbert, exdirector administrativo de la Procuraduría. Este último también implicado en la operación Medusa. Todo esto a solicitud de exprocurador.

 

Casanovas Nolasco establece que el primer pago fue de un millón 500 mil pesos en efectivo en un sobre grande. Y que ese dinero Jonathan Rodríguez se lo entregó en las instalaciones de la Procuraduría. Además, indica que al momento de recibir el pago ya los trabajos estaban iniciados. Y que no esperaba que estos se los realizaran en efectivo.

 

Declaró que en la continuación de los trabajos Jean Alain Rodríguez le entregó 100 mil dólares en efectivo. Ambos pagos se hicieron en el año 2020, en distintas fechas.

 

Asimismo, relató que para la fecha Jean Alain Rodríguez no quería que se notara que estaban remodelando. Y que el propio ex procurador suplió directamente todo para la construcción. Como, la terminación de los mármoles, que fueron adquiridos a la empresa Marmotech. Y que solo en eso gastó unos 50 mil dólares, aproximadamente 2 millones 750 mil pesos.

 

Otros materiales para la villa de Jean Alain Rodríguez

El cambio de los aires estuvo a cargo de la empresa Yaryura Asociados, y costó 46 mil dólares, más de 2 millones 500 mil pesos. El Ingeniero Casanovas establece en el interrogatorio que para trabajar en una propiedad en Casa de Campo se necesitan planos, y autorización y que los permisos deben ser tramitados por los dueños, y que la hermana de exprocurador, Ariadne Rodríguez fue quien se encargó de gestionar los mismo.

 

Indicó que debido a que los pagos eran en efectivo solicitó que llenaran un formulario, el que hicieron por la suma de 100 mil dólares. Pero solo le dieron 80 mil 300 dólares. Ese documento fue generado por la empresa Constructora Johnston Promotion INC, representada por María Sonsoles Rodríguez Copello.

 

El ingeniero firmó un contrato con la compañía de Rodríguez Copello. Pero que el mismo lo firmó por orden de Jean Alain y que siempre trabajo para el ex procurador no para la referida compañía.

 

Dijo que recibía los cheques en su oficina, y quien lo llamaba para informales de los pagos era el ex procurador. Y que fue él quien suplió los aires acondicionadores, el mármol e inmobiliario, donde según sus palabras se “gastó un dinero fuerte”.

 

Casanovas Nolasco le dice al Ministerio Público en el interrogatorio que, los mobiliarios de la cocina se compraron en Kitchen Collection. Al igual que la tecnología, los pisos y los electrodomésticos que también fueron comprados e instalado por la misma empresa. Y que los equipamientos para el gimnasio se lo compraron a una compañía llamada Betances.

 

Asimismo, declaró que equipo para piscina, un calentador que se trajo desde fuera, el sistema de cámara y de seguridad lo instaló Jean Alain, tanto el sistema de seguridad como el sistema de alarma.

 

En el interrogatorio, el ingeniero civil dice que cuando entró al inmueble estaba valorado en 2 millones 300 mil dólares. Pero que el precio aumentó con las remodelaciones.

 

En el interrogatorio, el ingeniero civil dijo que en sus 25 años de experiencia había remodelado para un tercero que decía no ser el propietario de un lugar. Y que la gente siempre dijo que esa villa era del exprocurador, aunque no tiene evidencia de eso.

 

Antón Casanovas Nolasco reveló que la remodelación a la villa en Casa de Campo la concluyo en julio del 2021 poco antes del arresto del exprocurador. Que la misma estaba prácticamente lista, y que la ingeniera Wendy Montezuma se quedó haciendo unos trabajos pequeños que se los paga directamente la esposa del exprocurador, María Isabel Pérez.

 

De igual manera, Casanovas Nolasco declaró que tiene conocimiento de un solar que tiene el exprocurador, en Vista del Lago, número 3, en La Romana. Y que cuando Jean Alain estaba saliendo de la Procuraduría dijo que no iba a construir por el perfil alto que tenía. Pero que si la cosas salían bien el construía esa casa, y que incluso llegó a realizar diseños.

 

El ingeniero también respondió que el hizo otro trabajo a Jean Alain Rodríguez. Le hizo una verja perimetral en un inmueble en la avenida Circulación. Para ese trabajo dijo que buscó a Grandercio Marrizan. De acuerdo con el interrogatorio el exdirector administrativo de la Procuraduría, Jonathan Joel Rodríguez Imbert, le entregó 800 mil pesos en efectivo en un sobre manila en un restaurante de la Capital. Y que este a su vez, se lo entregó a Grandercio Marrizan.

 

Casanova Nolasco también uso vehículos de la PGR

 

El interrogado también declaró al Ministerio Público que tuvo un usufructo gratuito de dos vehículos que les cedió la empresa Kabul. Asegura que, desde que se inició La Victoria en el 2019 hasta el 2021, recibió esos vehículos que eran nuevos. Uno era una camioneta valorada en 48 mil dólares, y un camión que valía unos 70 mil dólares.

 

Dice que ambos vehículos se lo dieron como parte del acuerdo. Y están a nombre de la empresa Kabul en proceso de transferirlo. Y con la depreciación de los mismos pagó una cantidad menor para terminar de pagar los préstamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba