La JCE: la cocina donde se han impregnado los sabores

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Ellis Pérez

  1. A pocas semanas para las elecciones generales recibí una llamada de la Junta Central Electoral, me dijeron que el expresidente Jimmy Carter venía como observador y querían contratarme para que yo lo entrevistara y le sirviera de traductor. Le hice la entrevista que se distribuyó a los diferentes medios y luego me solicitaron que estuviera disponible, pues uno de los presentadores se había enfermado y se necesitaba sustituirlo, de manera que la noche del 16 de mayo estuve haciendo el trabajo hasta que cerca de las 2:00 am, decidí ir a mi casa que quedaba cerca.

Recuerdo que cuando salí pude notar que los rostros de la mayoría de los miembros de la Junta lucían serios y con grados de preocupación. No era para menos, los datos computados hasta esa hora mostraban al profesor Bosch por encima del Dr. Balaguer. Dormí tres horas y regresé a la Junta alrededor de las 5:00 am. El cuadro había cambiado diametralmente, los rostros se veían tranquilos y ya no mostraban grados de preocupación. No era para menos. De alguna manera algo había sucedido que colocaba al Dr. Balaguer bastante por encima del profesor Bosch. Nunca entendí lo que había sucedido.

Posteriormente, un técnico informático de alto nivel que trabajó en la Junta terminó siendo parte del gabinete del presidente Balaguer. Alguien me comentó que había sido una compensación.

Tiempo después, en un nuevo momento preelectoral el Dr. Juan Esteban Olivero Félix, veterano delegado del Partido Reformista ante la JCE, declaró que todos los triunfos del Dr. Joaquín Balaguer había que ponerlos “entrecomillados” porque habían sido resultados de manejos irregulares que habían producido esos resultados.

Todo lo descrito tiene la implicación de que los resultados electorales, no necesariamente reflejaban la voluntad de los votantes, sino la capacidad de rejuego ejercida por los que detentaban el poder.

Los tiempos han cambiado, hoy en día, no nos enteramos después del palo dao, porque en la acción alguna cámara o grabadora recoge el video o el sonido de lo que sucede. En el caso de las primarias de mañana y las elecciones generales del 2020 estamos ante una Junta Central Electoral cuyos miembros son personas confiables a quienes conozco bastante bien y a uno que otro muy bien, por lo que creo que las anomalías del pasado, realmente han quedado atrás, y que podemos confiar en una Junta con miembros responsables que cumplirán con su deber.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *