La otra cara de la crisis económica y social por el coronavirus…

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Liz Mieses

La cotidianidad nos ha sumergido en la rutina, que si el trabajo, la política, la vida social, los compromisos; marcando un círculo de vida día tras día pasando a restarle importancia a lo especial que es el estar vivos.

¿Cuál es la otra cara de esta crisis mundial?

Comenzar a vivir el verdadero sentido de la familia, conectarse con la enseñanza de nuestros hijos, extrañar el contacto con seres queridos, tomarse un café acompañado de una tertulia entre amigos, ver una película en el cine, salir a comerte un helado, desconectarte con el ejercicio, pasar de la rutina diaria a la creatividad diaria, cocinar, leer en casa, reordenar todo en tu habitad, ver cómo ha crecido la planta que sembraste hace varios años, cuidar la salud, ingeniárselas para ser productivos sin dejar de percibir el sonido de los pajaritos, empezar a ver el paisaje de un cielo estrellado, volver a sentir el olor de la lluvia, escuchar mínimamente el sonido de un vehículo, pensar en que vamos hacer cuando esto acabe.

El día de mañana seremos ciudadanos diferentes, ciudadanos con mayor compromiso familiar y cívico, ciudadanos dispuestos a ceder un lugar en la fila, ciudadanos que pensaremos en el futuro porque el Covid-19 está dejando una marca en cada uno de nosotros, una marca que aprenderemos a vivir con ella pero que nos convertirá en personas más comprometidas con nuestras familias, nuestra ciudad, nuestro país y nuestro mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *