ArtículosNacionalUltimas Noticias

La paz social primero y después la factura

José Lois Malkun

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santo Domingo. – Muchos gobernantes pierden la brújula y se joden cuando lidian con crisis económicas. Teorizan, discuten en equipo por donde le entra el agua al coco y le dan crédito a ciertos asesores que quieren descubrir si la gallina fue primero que el huevo.

En economía cualquier decisión tiene un costo. Y un gobernante inteligente y osado solo tiene que sentarse y analizar sus opciones para ver cuál puede mantenerlo en el poder en momentos de crisis tratando siempre de que la economía siga en movimiento.

Las crisis económicas, que a todos afectan, han derribado gobiernos y han puesto a otros en serias dificultades debido a la alta inflación y su impacto demoledor en los más pobres.

 

Lo mismo sucedió durante la pandemia cuando muchos gobernantes actuaron con una estupidez mayúscula minimizando el peligro de la enfermedad y causando miles de víctimas innecesarias. Luis Abinader ha sido probablemente uno de los presidentes a nivel mundial que ha entendido con mayor rapidez y claridad que las crisis hay que enfrentarlas sin titubeos, con firmeza y sin pensar en el costo político.

 

Durante la pandemia tomó decisiones arriesgadas, como la expansión monetaria masiva para mantener el crédito a bajas tasas de interés a fin de que miles de empresas no quebraran a pesar del toque de queda. Eso permitió que la economía creciera un 12.3% en el 2021.

Pagó un alto costo fiscal para asistir a 520 mil trabajadores que habían sido suspendidos de sus empleos y para ayudar a millones de dominicanos con subsidios directos, evitando una catástrofe alimenticia.

 

Dio cátedra en cuanto a la vacunación sin importar el costo ni su procedencia. Se respondió con rapidez a los ajustes de tasas para contener la inflación.

 

Y con la crisis post guerra Abinader ha invertido más de RD$35 mil millones no presupuestados, entre subsidios directos y congelación de precios del combustible a fin de contener el impacto inflacionario en los sectores pobres y clase media. Ahora volvió a congelar el precio de la tarifa eléctrica. Mientras muchos gobiernos titubean (Incluyendo los europeos) sobre las medidas que hay que tomar para controlar la inflación, nuestro país, afectado por lo mismo, actúa con decisión, manteniendo la paz social y una economía fuerte y estable a pesar de los riesgos de una recesión mundial.

 

Vendrán tiempos mejoren, pero jamás olvidar que hay que pagar las facturas. La Paz tiene un precio muy alto ¿OK?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba