Lo que había en la Junta era un “Maco”

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Teófilo Quico Tabar

A raíz de haberse solicitado la intervención de la OEA para que realizara una auditoria en la JCE con el fin de determinar lo que ocurrió el día de las interrumpidas elecciones municipales de febrero, expresé que el informe de los expertos de la OEA terminaría con un reporte diplomático. Acorde con la naturaleza de dicho organismo.

Lo que algunos más optimistas esperaban, en el sentido de que dicho informe podría señalaran taxativamente el nombre de los culpables o responsables, para otros no era algo tan fácil o posible.

Dije diplomático, porque entendí que iba a dejar abiertas muchas lecturas. Como muchos informes de esa naturaleza. Y todos aquellos que desde años venimos bregando con auditorías, saben a qué me refiero. Siempre hay telas por donde cortar.

Nunca olvidaré cuando desde joven me toco trabajar y tener compañeros y maestros en el área de la contabilidad de la estatura de los profesores Enrique Vidal y Vidal, Bienvenido Severino Vega, Cesar Cordero, Raúl Comme Debroth, Freddy Madera. Fernando Mangual.

Aprendimos que Auditoría era un campo muy amplio, se trate de Contable, externa, interna, procesos, procedimientos, informática, cumplimientos, operacional, de sistema, eficacia. Etc. etc. En fin, como repetía siempre el inolvidable Caratini: “Cumplir con las normas generalmente bien aceptadas”.

Para muchos, incluyendo personas ligadas al mundo político o administrativo, cuando se habla de hacer una auditoría en una institución pública e incluso privada, empiezan los rumores y la tembladera de piernas. Unos aduciendo que es producto de la detección de actos indebidos, otros asustados porque lo podrían descubrir.

Los que me conocen y han trabajado conmigo, o han laborado en entidades de supervisión, como por ejemplo los distinguidos profesionales Héctor Dotel cuando estuvo en la Cámara de Cuentas y Freddy Pérez en auditoría externa, pueden dar testimonio de que siempre les he dicho al personal: que los auditores son los mejores aliados que tienen funcionarios y ejecutivos. Porque les indican las posibles fallas procedimentales o de cualquier índole. Para corregirlas. Pero la mayoría les tiene más miedo que el diablo a la cruz.

En vez de ordenar auditorías o hacerlas como medidas de prevención para evitar fallas, luego hay que hacerlas u ordenarlas cuando algo sale mal. Cuando los excesos son visibles. O cuando de repente falla todo. Tal vez confiando los unos en los otros.

El informe de la OEA dice y no dice. Nadie se dará por aludido. ¿Qué pasó en realidad? Como dicen los mecánicos cuando les da trabajo encontrar el fallo en un vehículo. Tenía un “Maco”. tabasa1@hotmail.com

MACO.- m. Especie de sapo. 2.-Coger a uno como maco saltando. Ir. fig. y tarn. aplicada a quienes desean defenderse y no pueden porque sus hechos los delatan. 3.- El maco no es peje porque esté en e/ agua. Ir. lig. y lam. con que se señala la conveniencia de no juzgar a los demás por su apariencia. Equivale a la española “el hábito no hace al monje”. 4.- Haber un maco. Ir. lig. y tamo Haber un problema o una dificultad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *