Mánager Dave Roberts ahora es ‘villano’ en desastre de los Dodgers

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Santo Domingo. – -El desastre a cámara lenta que arruinó la temporada de Los Ángeles Dodgers comenzó a las 8:31 p. m. hora local del miércoles y concluyó 52 minutos después.

Un picher futuro miembro del Salón de la Fama cuyas deficiencias en la postemporada han llegado a definirle, terminó siendo fiel a su reputación.

Un mánager que logró conducir a su equipo a alcanzar 106 victorias terminó olvidando cómo ser mánager.

Un año repleto de éxitos, hinchado de promesas, terminó desinflándose de forma espectacular. Los Dodgers, el mejor equipo de la Liga Nacional, la organización que hace tantas cosas bien, fracasó en el momento más inoportuno.

Las repercusiones de su derrota 7-3 ante los Washington Nationals en un decisivo Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Nacional, disputado a 10 innings, terminaron siendo difíciles de presenciar.

Se echa la culpa

Clayton Kershaw se responsabilizó por lo ocurrido y dijo: “Ahora, veo que todo lo que dice la gente sobre la temporada es cierto”.

Dave Roberts, el mánager, defendió su lamentable toma de decisiones, aunque expresó: “Si la culpa termina recayendo sobre mí, no tengo problemas al respecto”.

Mientras los Nationals se llenaban de regocijo gracias al grand slam de Howie Kendrick que les dio la ventaja y aseguró su primera victoria en series de postemporada desde que la franquicia se mudó de Washington a Montreal, los Dodgers quedaron reflexionando sobre los escenarios posibles y quedarán tratando de adivinar lo que sucedió.

Lo cual, en muchos casos, fue consecuencia de tanto adivinar, porque los movimientos de Roberts, incluso al momento de producirse, se asemejaban a una marioneta sacudiéndose a manos de un titiritero inexperto y aficionado.

En una noche de cambios sorprendentes, el hecho de que Roberts (quien normalmente es un astuto estratega) tuviera semejante actuación causó el mayor asombro de todos los asombros.

Kershaw fue fiel a su libreto. Después de heredar un problema en el séptimo inning y escapar con un ponche a Adam Eaton, el zurdo salió a lanzar en el octavo para enfrentarse a Anthony Rendon, el candidato de los Nationals al premio al Más Valioso, con el zurdo Juan Soto en el círculo de espera.

Estaban cerca

Los Dodgers tenían ventaja 3-1. Estaban a seis outs de concretar su cuarta aparición consecutiva en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Rendón saltó frente un picheo bajo de 89 millas por hora y lo despachó por encima de la barda entre el jardín izquierdo y central. Soto atacó el lanzamiento siguiente, también a 89 millas por hora, por todo el medio de la zona de strike y lo envió a una distancia de 449 pies, por los lados de las gradas entre el jardín derecho y central.

La multitud conformada por los 54,159 asistentes al Dodger Stadium, animado cuando se acercaba a la media hora, había quedado mudo del asombro.

Kershaw jamás ha concedido un par de jonrones en picheos consecutivos durante la temporada regular, según la investigación del Elias Sports Bureau.

Frustración

“Tenía solo una labor que cumplir: Sacar tres outs. Solo logre sacar uno”, afirmó Kershaw. “No logré sacar los otros dos y terminaron por encima de la barda y eso nos costó el partido, justo allí.

Es una sensación terrible la que siento. No hay excusas. Simplemente no hice los picheos correctos.

— Lo defiende
Kike Hernández expresó: “La eliminación del equipo no es culpa de Kershaw. Kershaw estaba sobre la loma porque su nombre es Clayton Kershaw.

El mánager Dave Roberts aprecia bien quién es como persona y lo que ha sido como lanzador”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *