República Digital 2.0

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Nelson Guillén

No hay tiempo que perder. La cuarta revolución industrial es ya una realidad en todo el planeta. Es urgente imaginar y concordar el siguiente paso en nuestro esfuerzo por acceder a las oportunidades del mundo digital. Es tiempo de pensar en República Digital 2.0.

Durante las últimas semanas he tenido la oportunidad de participar en múltiples diálogos sobre el futuro de las telecomunicaciones, el impacto de la Inteligencia Artificial y el vínculo entre lo digital y la educación, entre otros. En cada una de estas conversaciones surgen casos que ilustran, de manera asombrosa, la forma en que nuestro modo de estar en el mundo va cambiando.

Ahí están, por ejemplo, los estudios de psicólogos de la Universidad de Stanford que utilizan exitosamente chatbots para acompañar y supervisar, a través de sus teléfonos celulares, a personas que enfrentan problemas de salud mental. Una aplicación comercial ya se encuentra en uso con este fin en España. Qué decir del uso creciente de algoritmos en la práctica legal norteamericana que permiten anticipar, con certeza razonable, la forma en que las cortes de justicia se pronunciarán sobre materias que son sometidas a su conocimiento. O imaginemos la forma en que el mismo uso de inteligencia artificial, sumado al desarrollo de la biotecnología, puede facilitar no sólo el acceso oportuno a órganos que deben ser transplantados para salvar vidas humanas, sino además la preservación e incluso regeneración de esos mismos órganos.

Apenas visualizamos la profundidad del cambio en el cual estamos inmersos.

Esa dificultad de ver y anticipar es lo que vuelve más relevante aún la enorme transformación que en materia de desarrollo de redes, de apertura de servicios públicos a los ciudadanos, de acceso a tecnologías y material educativo para alumnos y profesores, de entrenamiento para pequeños emprendedores ha representado República Digital.

Es urgente entonces, en mi opinión, comenzar a imaginar la República Digital 2.0 que ha de venir. Sería un error desastroso el considerar este enorme esfuerzo impulsado por el presidente Danilo Medina solo como una política de un gobierno. Los países exitosos son capaces de transformar las buenas ideas en políticas de Estado, que trascienden de una administración a otra, que involucran actores de diversas ideologías e intereses en torno a proyectos compartidos que se orientan a la satisfacción del bien común.

Estoy convencido que debemos comenzar a visualizar ese futuro para República Digital. ¿Cuáles serán los desafíos para el Estado durante los próximos diez años? ¿De qué manera participará el sector privado en este esfuerzo? ¿Cómo se integran Estado y mercado para producir la red de seguridad social y la capacidad de entrenamiento de nuestra fuerza de trabajo que hará posible adaptarse exitosamente a la era de la automatización?

No hay tiempo que perder. República Digital 2.0 es una tarea de país.

El autor es presidente del Consejo Directivo de INDOTEL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *