República Dominicana PISA mal en educación

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Joel Puello Reyes

Los resultados de la prueba PISA 2018 evidencian que los estudiantes de la República Dominicana tienen un nivel muy bajo en lectura y un último lugar en los campos de matemáticas y ciencias.

La prueba PISA analiza el desempeño educativo de 77 países, evaluando a unos 600.000 estudiantes de 15 años de edad que representan a 32 millones de alumnos en 79 países y economías, quienes respondieron a un examen de dos horas con preguntas de lectura, ciencias y matemáticas realizado por primera vez de manera electrónica.

Los resultados de los estudiantes dominicanos en centros públicos y privados fueron: 325/600 en matemáticas (últimos), 336/600 en ciencias (últimos), y 342/600 en lectura (penúltimos). RD y Panamá únicos por debajo de 400 puntos.

Después de invertir el 4% en educación por 8 años lo que es igual a casi $800,000 millones de pesos. La República Dominicana queda mal parada en la prueba PISA sobre la calidad de la educación en el mundo.

El 4% destinado a educación se politiza:

Se utiliza como fuente de obras públicas, para dinamizar la economía, para crear microempresas suplidoras de las escuelas, como motor de la industria de la construcción, las ferreterías, las compañías de ingenieros, etc. Se nombran profesores como resultado de concursos arreglados y se les indica que si no dan su voto por el partido gobernante corren el riesgo de perder su trabajo. El clientelismo siempre presente, hasta 40 conserjes nombrados en una sola escuela pública.

El dinero destinado a educación se utiliza para negociar uniformes, útiles escolares, mochilas, computadoras y todo lo que sirva para hacer campañas a favor del partido gobernante. Ha sido la tabla flotante del gobierno de Danilo Medina después de recibir un maletín lleno de facturas y un déficit de miles de millones de pesos.

Todo lo antes mencionado no tiene nada que ver con educación. Educación es invertir en el maestro, en su capacitación, y en el alumno, en su aprendizaje. Es lamentable que nuestros maestros no sepan hablar español correctamente. No sepan leer ni escribir, no saben ciencias ni matemáticas a menos que sean del área y muchos tienen un bajo nivel educativo porque son fruto del mismo sistema que ocupa los últimos lugares en las pruebas pisa.

Y es que Infraestructura no es educación. Uniformes y útiles no es educación. Edificios nuevos no es educación. Desayuno escolar no es educación. Extender el horario no es educación. Educación es preparar maestros competentes: Los mejores estudiantes son los que deben dedicarse a enseñar. Los mejores profesionales en sus áreas deben dedicarse a enseñar.

Educación es contenido: currículo, asignaturas bien diseñadas para crear ciudadanos dominicanos, patriotas, conocedores de su historia, derechos, deberes, visión de futuro y competencias básicas en todas las áreas del saber.

La educación no puede estar en manos del estado. Debe estar en manos de los maestros organizados. La educación debe ser de administración privada pero de inversión pública.

Es el estado que daña el sistema educativo. Imagínese, si tenemos un ministro de educación que no es educador, que se opone a la Biblia en las escuelas, que propone ideología de género en la educación dominciana mediante la OD-332019 sin la aprobación del Consejo Nacional de Educación; que es capaz de decir que se ofenden los estudiantes de origen haitiano que estudian en nuestras escuelas si se lee la Biblia porque ellos practican el vudú. ¿Y nos sorprendemos de seguir en último lugar mundial en educación?

La hipocresía más grande es el sistema educativo dominicano donde el estado invierte para formar un ciudadano que es distorsionado inmediatamente al salir de clases todos los días, bombardeado por un contexto de vicios, de apuestas, de drogas, de prostitución, de malas palabras en la radio y TV, de pornografía por internet, de excesivo consumo de alcohol, de líderes que nos gobiernan que no son ejemplos a seguir por los estudiantes dominicanos. ¿Y esos son los encargados de diseñar las políticas públicas de educación?

¡No ombe! ¡Cuidado por donde PISA!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *