Tiempo para el alma

Comparte Esta Noticia Con Tus Contactos.

Por: Josefina Navarro

“Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de
su esclava”. Lc. 1: 46, 48.

Cuando pensamos en la Virgen María solemos relacionarla con la pureza, el amor materno y el su rimiento indescriptible de la expectación ante la cruz. María es, sin embargo, mucho más; un mucho más que nos sirve de modelo no solo a las mujeres, también a los hombres. Un mucho más que podemos reducir a estas palabras: valentía, obediencia y servicio: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc. 1:38). Imaginen nada más en su época tener la valentía de esta aceptación sobreponiéndola al miedo ante una sociedad que no comprendería su embarazo “por obra y gracia del Espíritu Santo”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *